Cómo viajé durante 15 meses con US$2 mil en mi bolsillo

No se necesita mucho dinero, pero sí muchas ganas de ver el mundo, perseverancia y creatividad.

Siempre quise viajar, pero nunca pude hacerlo. Soy hija única de madre soltera y, si bien no somos pobres, nunca pudimos pagar un pasaje para que ambas nos pudiésemos escapar a un destino paradisíaco. Pero eso no impidió que mi pasión por los viajes disminuyera. De hecho, hizo todo lo contrario.

portadamoto

Con mucho esfuerzo, junté la suma necesaria para pagar mi pasaje, para el tiempo que me iba a tomar encontrar trabajo (US$ 2 mil) y para los papeles que me exigía la Working Holiday. Armé mi mochila y tomé mi vuelo con destino a Australia, donde decidí usar todo el año que me permitía la visa para recorrer ese país y ahorrar para ir al Sudeste Asiático.

En la tierra de los canguros viví 4 meses en Sydney, 2 en Brisbane y 6 en Byron Bay. Trabajé en todas esas ciudades en distintas cosas, fui mesera, mucama de un hostal, babysitter, limpié casas y vendí helados en el estadio. Pero al ser turnos de no más de 6 horas, también iba a la playa con mis amigos, salía de fiesta y conocía lugares distintos los fines de semana. Siempre tuve tiempo libre.

1904122_10152083009181975_8242626662728784876_n

10300001_10152049892096975_1630444186572957099_n

10440751_10152076989186975_6845634288564683094_n

No sabría decir cuánto dinero junté en total gracias a esos empleos, pero esa suma me permitió viajar durante 3 meses: recorrí la costa este de Australia, realicé una aventura en jeep durante 3 días en Fraser Island y estuve en un yate navegando en Whitsundays; viajé a conocer la extraña cultura deJapón donde me perdí en Tokio, vi los impresionantes templos en Kyoto y jugué con bambis en Nara; gocé en las islas del sur de Tailandia, bailé en la Full Moon Party, me perdí en los pueblos de las colinas del norte y me subí a elefantes en Chiang Mai; disfruté en los verdes paisajes de Laos donde vi las cataratas más hermosas de mi vida y navegué durante dos días en el Mekong River; finalmente, fui a ver la locura de las motocicletas a Vietnam y conocí la surreal Halong Bay.

10169424_10152005859801975_7885538908971995083_n

10403495_10152083007621975_4919620461719042020_n

10391459_10152059663216975_7620552591376892873_n

10440266_10152077009756975_7619544784380776085_n

10342463_139942166180776_2444096882793326300_n

10314482_10152017531726975_6362713486000020248_n

10488170_10152138943731975_1802661942933794645_n

No fue fácil. La mayoría del tiempo no me alimenté bien, dormí en lugares muy feos y anduve en buses donde pensé que iba a morir en todo momento. Pero ahorrar para cumplir mi sueño fue una de las mejores cosas que he hecho en mi vida. No se necesita mucho dinero para viajar, sólo demasiadas ganas de ver el mundo, perseverancia para sobrevivir a las situaciones adversas y creatividad para sacar lo mejor de cada situación.

Compartir
Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>