Las ruinas de Éfeso en cinco actos

Es temprano por la mañana. Los cruceros están fondeados en el agua cristalina del Egeo turco. La mayoría de los pasajeros aún está desayunando. Sin embargo, pronto se van a poner en marcha los autobuses para llevarlos a las cercanas ruinas de Éfeso.

Los restos de la Biblioteca de Celso en Éfeso, Turquía, fueron excavados en 1903.
Autor: DPA Fecha: 2015-05-04

Primer acto: la llegada

En la ruta de Kusadasi a Éfeso se ve de repente un resplandor en la lejanía: el alero de la casa colgante refleja los rayos del sol. Después, los pasajeros del autobús pierden de vista nuevamente el famoso yacimiento arqueológico. Tras pasar por la ciudad de Selçuk, el autobús se acerca a la ciudad antigua prácticamente por detrás. Entre los muchos autobuses turísticos asoman los primeros fragmentos de ruinas.

“Les pido que se dejen arrastrar por la imaginación”, dice Akçali. Esto que ven aquí era algo así como la zona peatonal de Éfeso: “Aquí estaba Burger King, ahí Benetton y allí Mc Donalds”, relata señalando las diferentes ruinas.

No se necesita tener tanta imaginación. Tal como está, la antigua calle principal también se parece a una zona peatonal en una tarde de sábado: a partir del templo de Domiciano hay cada vez más gente.

Ahora, los grupos de turistas van bajando, unos junto a otros, por la leve pendiente. Hay cada vez menos espacio. De vez en cuando se levantan sobre la masa paraguas y barras extensibles para hacer selfies. A veces llegan a Éfeso hasta 7,000 personas por día. “Hace poco teníamos aquí tres cruceros al mismo tiempo”, cuenta Akçali. “Casi era imposible moverse”. Faltan dos miembros del grupo. Se han perdido entre la masa.

Cuarto acto: las casas colgantes

Akçali gira delante de la Biblioteca de Celso y el gran teatro. Subimos un par de escalones hasta llegar a una entrada separada, oculta ante las miradas de la masa que va bajando por la calle principal. Dentro del gran edificio, que desde lejos ya había atraído brevemente las miradas, están excavando las casas colgantes. “Esas casas se construyeron hacia arriba como escaleras”, explica el guía.

Quinto acto: el reencuentro

Un pequeño sendero que baja junto a las casas colgantes nos lleva de regreso a la calle principal de la ciudad antigua. Desde aquí arriba, las numerosas ruinas se extienden como pequeñas piedras blancas de construcción por el paisaje. De regreso a los pies de la pendiente adquieren otra vez un aspecto más imponente, sobre todo las ruinas de la Biblioteca de Celso, que ahora se encuentra directamente delante de los visitantes.

Desde este lugar, los turistas miran la gran avenida que sale del yacimiento arqueológico. En el pasado, la calle terminaba en el mar. “Se podía llegar en Éfeso en barcos”, dice Arçali. Hoy, la antigua ciudad está un poco más tierra adentro, después de que el avance de la arena la separara del agua.

El grupo deambula un poco por la antigua calle y luego gira hacia el estacionamiento. Ahí ya están esperando los dos miembros del grupo que se habían perdido.

Información básica

Muchos visitantes llegan en crucero a Kusadasi. Desde allí, el viaje a Éfeso solo dura aproximadamente media hora. En avión hay que viajar a Esmirna. Desde allí, el viaje dura alrededor de una hora.

Moneda: la moneda de curso legal en Turquía es la lira turca. Un euro equivale a unas 2.9, un dólar a unos 2.7 liras (finales de abril de 2015).

Fuente: http://www.ngenespanol.com

 

Compartir
Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>